jueves, 13 de septiembre de 2012

OTRO ESPAÑOL ESTARÁ ENTRE LOS DOCTORES DE LA IGLESIA


Nueva obra sobre san Juan de Ávila
"San Juan de Ávila, Doctor de la Iglesia. La Reforma católica y santos reformadores de Ciudad Real" 
Francisco del Campo Real, sacerdote de nuestra Diócesis, es autor de una obra sobre san Juan de Ávila y los santos reformadores de nuestra Diócesis que edita el Instituto de Estudios Manchegos (Consejo Superior de Investigaciones Científicas). "Seguir leyendo"

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Novenas a la Virgen de la Sierra "Audios"

1º Día de Novena, Predicación de D. Juan Carlos Pérez Troya
4º Día de Novena, predicación de D. Javier Ledesma Saúco - La virginidad  de María
  Coral Polifónica de Ciudad Real, junto a la Coral "Sierra Alta" de Villarrubia. "audios" Salve a la Virgen de la Sierra Domine Fili Genite - Agnus Dei Ave María - Propter manam, Gloriam Tuam Panis Angélicus, Gabriel´s Oboe.
                       
video
Angelus
El Ángel del Señor anunció a María. Y concibió por obra del Espíritu Santo.
Dios te salve, María... Santa María...
He aquí la esclava del Señor. Hágase en mí según tu palabra. Dios te salve, María... Santa María...
Y el Verbo se hizo carne. Y habitó entre nosotros. Dios te salve, María... Santa María...
Ruega por nosotros, santa Madre de Dios. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Cristo.
Oremos: Derrama, Señor, tu gracia sobre nosotros, que, por el anuncio del Ángel, hemos conocido la encarnación de tu Hijo, para que lleguemos, por su pasión y su cruz, a la gloria de la resurrección. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.


domingo, 2 de septiembre de 2012

Presentación de nuestros hijos a la Virgen de la Sierra


Siguiendo la tradición judía (Lc 2, 22-24), la Virgen María y San José, a los ocho días de nacer Jesús, le llevaron al templo para presentarlo al Señor. 

Los cristianos también “presentamos” a nuestros hijos a Dios Padre en el día de su bautismo para darle gracias por habernos hecho capaces de transmitir la vida y por haberlos hecho hijos suyos. 

Al presentar a nuestros hijos ante la Virgen de la Sierra, poniéndolos sobre su manto, resaltamos la fuerza protectora que la Virgen tiene (“dichoso el que se acoge a ella”). Sabiéndonos amados, acompañados y cuidados por tan singular madre, tenemos la confianza de que estos niños van a recibir la fuerza y la gracia necesarias para caminar alegres en el Señor. 

Para ello, también tendréis que enseñar a vuestros hijos a amar a la Virgen como madre, a imitar sus virtudes, a orar y obrar como ella hizo. “Hágase en mi según tu palabra”.